La topografía cambia con el tiempo

La ciencia de se encarga del estudio de manera detallada de la descripción de un terreno, para luego hacer la representación gráfica a través de un plano, es lo que se conoce como topografía, y esta área del saber que forma parte de la ingeniería, ha sucumbido a los encantos de la tecnología para mejorar sus proceso y agilizarlos de manera significativa. 

En un comienzo, los especialistas en esta rama del saber, realizaban los trabajos topográficos en dos dimensiones, es decir bidimensionales, luego con el tiempo se fue perfeccionando la técnica, no solo en el procedimiento, sino en los diseños de los mapas cartográficos elaborados en grandes superficies, para ahora verlos en un computador a escala. 

Después se fueron generando programas computarizados que facilitaban la edición de los mapas, dando precisión y exactitud, es decir se reducía el margen de error que pudiera existir entre los parámetros de ubicación y registro de la obra o terreno trabajado y lo que se reflejaba a través del sofisticado sistema. 

Que ha pasado en los últimos años

En la Era del nuevo milenio, la topografía, contrario a lo que se estaba pensando, de que estaba muriendo, está tomando un auge cada vez mayor, su desarrollo ha sido quizá silencioso, pero ha sido efectivo en cuanto facilitar el trabajo de los ingenieros en obras de infraestructuras de grandes dimensiones.

Es así como se han desarrollado  elementos tecnológicos de gran valor para la topografía, en los que destaca la creación de drones como nuevas herramientas de trabajo, los cuales se han venido utilizando en esta nueva era de cambios que está viviendo esta rama de la ingeniería.

Estos nuevos elementos permiten entre otras cosas hacer capturas en tiempo real de los espacios a medir, incluso llegar a aquellos contornos de los terrenos donde los aparatos de medición tradicional no pueden llegar, con lo cual le da mayor precisión en la medición, entre otros beneficios.

Deja un comentario