Domótica, automatización de edificaciones

domotica

La domótica es una ciencia que tiene sus inicios en la década de los 70, época en la cual se fabricaron los primeros dispositivos de automatización para ser utilizados en edificaciones. Posteriormente en los años 80 es cuando se integran sistemas a nivel comercial para ser utilizados en casas y edificios.

Edificios y casas inteligentes

Hablar de inteligencia a nivel de edificaciones resulta un tanto futurista aun, para estos tiempos.    Pero la domótica nos está acercando al logro de este objetivo, a través de la instalación e incorporación de sensores, dispositivos y aparatos electrónicos dentro y fuera de la edificación, los cuales son susceptibles de ser programados para actuar de manera automática y controlada, con el uso de mandos a distancia y programas informáticos.

Estamos hablando de una red interconectada de datos la cual se implementa por medio de cableado estructurado o tecnología inalámbrica, esta infraestructura permite conectar los diferentes dispositivos utilizados por la domótica para controlar aspectos tales como iluminación, temperatura, control de dispositivos electrónicos y un aspecto muy importante seguridad de la edificación.

El control y monitorización de muchos de estos aspectos cubiertos por la domótica, actualmente se pueden realizar a través del uso de dispositivos móviles inteligentes y la red de datos móviles, cuya última actualización genera una gran expectativa respecto a su velocidad e interconectividad, estos avances tecnológicos permitirán una conexión directa con los dispositivos instalados en el hogar tales como cámaras, sensores y aparatos electrónicos entre otros.

La domótica con seguridad se convertirá en un estándar de diseño para las futuras edificaciones y hogares a lo largo y ancho del planeta y junto con las nuevas tecnologías como la llamada internet de las cosas, revolucionaran el concepto de hogar y oficina existente en la actualidad. 

Solo nos queda esperar los próximos avances de esta ciencia, que ya podemos dejar de llamar, ciencia ficción.

Deja un comentario