El dulce de leche, con postre con el sabor del sur

dulce de leche

Argentina y Uruguay se han “peleado” ancestralmente por muchos elementos que sin proponérselo finalmente lo comparten y disfrutan de tal manera que esas disputas quedan en el olvido, pues dos naciones hermanas con culturas tan iguales y con fronteras tan unidas, no les queda de otra que compartir cultura, labores y hasta la gastronomía.

Una de esos sabores típicos que son producto de las pugnas históricas lo tiene el tradicional y muy exquisito dulce de leche, pues los gauchos dicen que son ellos los dueños y los charrúas también se endosan su propiedad, lo cierto es que es un plato de repostería de los más solicitados en el mundo entero. 

El dulce de Leche pelea además con otros prostres de la repostería sureña como las tortas, los alfajores, o en los ricos helados, los cuales también son catalogados como la bandera o el estandarte de los postres en ambos países, que además de fronteras comparten su amor por el fútbol, el tango y la buena carne vacuna.; lo que si es cierto es que ningún turista que viaje al sur, sea a Argentina o al Uruguay, no puede irse sin probarlo. 

Como se prepara tan apetecido postre

Este postre bandera del sur del continente americano no tiene mayor complicación a la hora de su preparación, solo debes contar con los ingredientes y la mejor disposición para que sea un plato exquisito; así pues debes tener en tu cocina al menos  dos litros de leche, preferiblemente de vaca; aproximadamente 500 gramos de azúcar, esencia de vainilla y bicarbonato de sodio. 

Coloca los ingredientes en una olla y comienza a cocinar, eso sí,  a fuego lento y  durante un promedio máximo de dos horas, tiempo en el cual debes estar removiendo para que no se pegue la mezcla al fondo de la olla; en cuanto al bicarbonato es bueno que sepas que debes colocarlo en una pequeña porción pero disuelto en algo de agua. 

Una vez logres ver que ha hervido, sepáralo de fuego, déjalo reposar retirado del mismo, déjalo reposar  y luego  que esté lo sufrientemente reposado, lo metes a la nevera o heladera ya envasado y después de un tiempo ya lo puedes servir y disfrutar con tus familiares o amistades. 

Deja una respuesta